Puntos de Referencia Nº 98, junio 1992.

Una alternativa cambiaria

Juan Andrés Fontaine T. |
  • El mercado ha apostado a la baja del dólar. Las autoridades no quieren seguir al mercado para no debilitar la posición de los exportadores, pero tampoco están dispuestas a que el Banco Central compre las cantidades necesarias de dólares para sostener su precio.
  • La tarea del Banco Central en materia cambiaría, como en otras, es perfeccionar el mercado. En nuestro caso, el mercado cambiario es notoriamente imperfecto, de modo que el Banco Central hace bien en dudar de sus dictámenes.
  • Como las paridades internacionales se mueven diariamente, y Chile está cada vez más integrado al resto del mundo, y no sólo a Estados Unidos, el precio del peso en dólares debería también fluctuar; el Banco Central mediante la fijación de la “inflación externa relevante” está ofreciendo una suerte de seguro que estimula el ingreso de capitales de corto plazo. Es necesario reformular la política de intervención cambiaría.
  • La proposición es la siguiente. El Banco Central establece una canasta de monedas duras. El valor en pesos del dólar (o dólar acuerdo) fluctuaría diariamente para mantener la trayectoria anunciada en el valor en pesos de la canasta.
  • La innovación planteada es una forma práctica de reflejar en la política cambiaría los avances de la integración comercial y financiera de Chile al resto del mundo; es un paso intermedio hacia un régimen de flotación más libre y una contribución práctica a resolver el problema que ha suscitado el arbitraje de capitales de corto plazo en la actual política cambiaría.
75.527 SEGUIDORES SÍGUENOS
24.707 SEGUIDORES SÍGUENOS
14.666 SEGUIDORES SÍGUENOS
12.634 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
4.057 SEGUIDORES SÍGUENOS