Puntos de Referencia Nº 191, septiembre 1997.

No es el país que queremos

Eliodoro Matte L. |
  • Los últimos acontecimientos muestran un panorama preocupante en el tema de la corrupción. El clima de suspicacia que hoy se cierne sobre influyentes funcionarios hace menos creíbles y eficaces las tareas del Estado. Esto debilita un elemento básico del buen funcionamiento del sistema democrático: la confianza.
  • La democracia y la economía social de mercado suponen un compromiso ético mínimo sin el cual se desnaturalizan. De lo contrario imperan el amiguismo, los contactos, las mafias, el compadrazgo y el nepotismo.
  • Es hora de tirar una línea nítida que separe claramente el ámbito público del privado. La actuación pública no se puede transformar en el camino para hacer o aumentar la fortuna personal.
  • La probidad y la observancia de la ley es tarea de tribunales prestigiados. En este contexto, la reforma judicial se ha convertido en una necesidad imperiosa.
  • Las autoridades deben conducirse con visión de largo plazo y apoyarse en especialistas y técnicos competentes e independientes. S i no corren el riesgo de ser presa fácil de los intereses de grupos y personas.
  • Necesitamos instituciones y autoridades que, en la tradición portaliana, sean de verdad "respetadas y respetables", e individuos formados en el rigor de principios morales sólidos y permanentes.
74.973 SEGUIDORES SÍGUENOS
23.992 SEGUIDORES SÍGUENOS
12.230 SEGUIDORES SÍGUENOS
9.750 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
2.579 SEGUIDORES SÍGUENOS