Puntos de Referencia Puntos de Referencia N° 543, agosto 2020

El momento económico internacional y nacional. Agosto 2020

Rodrigo Vergara M. |

Para el tercer trimestre se espera también una caída del PIB, aunque menor que la del segundo trimestre. Esto, a partir del avance del proceso de desconfinamiento, y también de la mayor cantidad de recursos inyectados a la economía de parte de los programas de apoyo gubernamentales y el retiro del 10 por ciento de las AFP.

  • Las caídas en la actividad y el empleo generadas por las medidas de confinamiento y combate del COVID19 en el mundo, durante el segundo trimestre, fueron mayores, y tomará tiempo para su total recuperación. A pesar de lo anterior, a finales del segundo trimestre y comienzos del tercero se empiezan a observar señales de recuperación económica, en algunos casos relevantes, a partir de los planes de desconfinamiento que se han empezado a aplicar en una serie de países. Un riesgo considerable es que el rebrote del virus que se observa en ciertas latitudes se amplíe y profundice.
  • Por otro lado, un desafío mayor y de más largo aliento será el empleo, debido al fuerte deterioro en el mercado laboral de muchos países. Los precios de los activos en los mercados mundiales, por su parte, muestran un repunte considerable los últimos meses, lo que se sustenta en que los efectos de la pandemia habrían tocado fondo en las principales economías, y también en forma importante en los enormes planes de estímulos monetarios y fiscales aplicados como respuesta a la crisis.
  • China destaca a nivel global al continuar una senda de mejoría en sus cifras, la que se observa, por ejemplo, en los resultados de PMI manufacturero y no manufacturero, y en un crecimiento positivo en el segundo trimestre del año.
  • En Chile, el proceso de desconfinamiento en Santiago recién comienza, por lo que su impacto en las cifras económicas todavía es leve. De todas formas, distintos indicadores de actividad, industria, manufacturas y comercio muestran, en el margen, un cambio de dirección. Si bien es apresurado hablar de una recuperación, al menos se observan las primeras señales de que los efectos más negativos estarían quedando atrás.
  • Las cifras de actividad económica del segundo trimestre muestran una caída de gran magnitud del PIB, correspondiente a 14,1 por ciento. Para el tercer trimestre se espera también una caída del PIB, aunque menor que la del segundo trimestre. Esto, a partir del avance del proceso de desconfinamiento, y también de la mayor cantidad de recursos inyectados a la economía de parte de los programas de apoyo gubernamentales y el retiro del 10 por ciento de las AFP. Un rol crítico lo juegan las medidas de reactivación, especialmente respecto a la recuperación de mediano y largo plazo. Para que éstas tengan el efecto esperado, se requiere una tramitación y aprobación en el Congreso lo más expedita posible.
  • Por otra parte, el efecto negativo de la crisis en el empleo es considerable, y su recuperación será paulatina. En el corto plazo, debiéramos observar una recuperación en algunos sectores que empiecen gradualmente a abrir (como la construcción), aunque la vuelta a niveles previos tomará tiempo.
74.476 SEGUIDORES SÍGUENOS
23.937 SEGUIDORES SÍGUENOS
11.569 SEGUIDORES SÍGUENOS
9,476 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
2.424 SEGUIDORES SÍGUENOS