Puntos de Referencia N° 336, septiembre 2011

El momento económico internacional y nacional. Septiembre 2011

Vittorio Corbo |

En los últimos dos meses, las perspectivas de crecimiento de los países avanzados se han deteriorado. La crisis de deuda soberana de la Zona Euro se agudiza y la banca se debilita. Cuatro factores han contribuido a explicar este negativo escenario: (1) revisión a la baja del crecimiento de los últimos tres años en EE.UU.; (2) sorpresivo bajo crecimiento en el segundo trimestre tanto en EE.UU. como en la Zona Euro y cifras débiles en los últimos dos meses; (3) problemas estructurales de países avanzados han resultado más difíciles de abordar de lo pensado; y (4) deterioro en el liderazgo político en EE.UU. y la falta de decisión de los gobiernos europeos para controlar la crisis de deuda.

Algunas medidas para resolver la crisis de deuda en Europa son: (1) implementar ajustes fiscales y reformas estructurales en Grecia, Italia, Portugal y España para así mejorar las perspectivas de crecimiento y las presiones en sus mercados de deuda (en proceso); (2) una política monetaria más expansiva por parte del BCE y un mayor estímulo fiscal en los países que tienen espacio para hacerlo: Alemania, Holanda y Austria; (3) condicional al punto (1), una compra más agresiva de bonos de Italia y España por parte del BCE (comenzó a comprar bonos pero no sabemos hasta dónde está dispuesto a llegar) y la aprobación de el aumento del fondo de rescate y de su autorización para comprar deuda de los países en dificultades; (4) una gran tolerancia de la sociedad a los ajustes y sacrificios que van a demandar las reformas estructurales y los años de austeridad.

Algunas medidas para estimular el crecimiento en EE.UU. son: (1) una combinación de ajuste fiscal creíble de mediano plazo con mayores estímulos de corto plazo; y (2) programas que aceleren el ajuste del sector inmobiliario, especialmente apoyando a las familias que tienen una deuda hipotecaria que supera el valor de su vivienda. Lamentablemente, con una relación hostil entre el Ejecutivo y el Congreso, es difícil ser optimista en este frente. La FED es la única institución capaz de intentar seguir innovando para evitar el regreso a la recesión.

En paralelo, varias economías emergentes que crecían sobre su potencial, han estado introduciendo políticas restrictivas, lo que ha estado reduciendo su crecimiento en el margen. Estos países enfrentan ahora un entorno externo menos favorable, mayor volatilidad de los flujos de capitales y depreciación de sus monedas lo que será contractivo en el margen.

En este escenario, las proyecciones de crecimiento para el 2011 se han estado corrigiendo a la baja, especialmente para EE.UU., China, India y Brasil. Lo mismo ocurre para las proyecciones de crecimiento para el 2012. Si la crisis en Europa pasa a mayores, los países más afectados serían los avanzados, Europa Central y del Este, Asia Emergente y América Latina, en ese orden.

Chile ha estado creciendo con fuerza apoyado por: (1) términos de intercambio favorables; (2) políticas macro aún expansivas para esta etapa del ciclo (balance cíclicamente ajustado alcanzaría un déficit en torno al 1,6% del PIB); (3) amplio acceso a financiamiento externo y bajas tasas de interés internacionales; y (4) expectativas empresariales optimistas.

En el corto plazo, los principales riesgos que enfrenta la economía chilena son las que muestra el entorno externo. La mejor defensa que tenemos frente al deterioro de la situación externa es la credibilidad del Banco Central, la solvencia fiscal y la fortaleza de nuestro sistema financiero.

66.343 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.639 SEGUIDORES SÍGUENOS
7,915 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.600 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
825 SEGUIDORES SÍGUENOS