Puntos de Referencia N° 366, marzo 2014

El momento económico internacional y nacional. Marzo 2014

Vittorio Corbo |

Baje documento aquíLos principales desarrollos de la economía internacional durante los últimos dos meses han estado centrados en las cifras de actividad, algo más débiles que las proyectadas, en EE.UU., China y Japón; y algo mejores que las esperadas en la Zona Euro. En paralelo, los mercados de activos de los países emergentes comienzan a adaptarse a la puesta en práctica de la reducción gradual del programa de compra de bonos de la Reserva Federal (FED). Como resultado de estos desarrollos, las tasas de bonos de los países avanzados han bajado, los premios por deuda de los países periféricos de Europa se han reducido, los precios de metales han caído y las monedas de los países emergentes se han depreciado.

En cuanto a la actividad mundial, la recuperación de los países avanzados ha perdido fuerza en EE.UU. y Japón, pero se afirma en la Zona Euro y el Reino Unido. En EE.UU., el crecimiento se redujo en el cuarto trimestre, afectado por la incertidumbre fiscal y por los problemas climáticos de diciembre. En contraste, la recuperación de la Zona Euro se fortalece y es apoyada por la baja en las tasas de interés de los bonos de los gobiernos, la atenuación del ajuste fiscal, el aumento de las exportaciones, mejoras en las expectativas, y una mayor rentabilidad de las empresas.

En tanto, los países emergentes están siendo afectados por fuerzas contrapuestas: en el lado positivo, un mayor dinamismo de los países avanzados; en el lado negativo, los efectos de la reducción gradual del programa de compra de bonos de la FED, la desaceleración de China y sus efectos en los precios de los productos primarios, todo sumado a los ajustes internos en los países más vulnerables.

En China, el intento de las autoridades por controlar el crecimiento del crédito, el endeudamiento excesivo de los gobiernos locales, la banca en las sombras, los precios de las propiedades y la polución y, al mismo tiempo, por cambiar el impulso del crecimiento desde la inversión hacia el consumo interno, está resultando en una moderación del crecimiento mayor a la anticipada.

En cuanto a las proyecciones de crecimiento mundial, se espera para este año un crecimiento (ponderado por los PIBs medidos en Paridad de Poder de Compra) en torno al 3,5%, cifra seis décimas por encima del crecimiento del año pasado.

Por su parte, en Chile, la desaceleración de la economía se ha acentuado debido a, por un lado, la maduración del ciclo de inversiones mineras y la finalización del proceso de reconstrucción y, por el otro, al deterioro del entorno externo que se manifiesta a través de condiciones financieras menos favorables y menores términos de intercambio. Además, se suma la incertidumbre asociada al cambio de gobierno y al contenido que, finalmente, tomarán las reformas que llevará a cabo el nuevo gobierno.

Los sectores de mayor dinamismo han sido los servicios empresariales y personales, compensando las caídas registradas en la minería, la industria manufacturera y el comercio mayorista. En tanto, la demanda interna se sigue desacelerando, ahora no sólo en su componente de inversión sino que, también, en el consumo, que está siendo afectado por las alzas de los precios de combustibles y en la inflación efectiva, la caída de la confianza del consumidor, y el menor crecimiento de la masa salarial real.

El Banco Central ha iniciado bajas de tasas, y en el escenario más probable, con las expectativas de inflación ancladas, vamos a tener una o dos bajas adicionales. No obstante, la segunda baja va a estar condicionada a los efectos de segunda vuelta de la depreciación cambiaria, en la medida que sean acotados y que no pongan en riesgo el mantenimiento de la tendencia inflacionaria en torno a la meta.

66.343 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.639 SEGUIDORES SÍGUENOS
7,915 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.600 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
825 SEGUIDORES SÍGUENOS