Puntos de Referencia N° 392, enero 2015

El momento económico internacional y nacional. Enero 2015

Vittorio Corbo |

Baje documento aquíEn los últimos meses ha persistido un crecimiento mundial moderado y heterogéneo. En los países avanzados se destaca la expansión del producto en EE.UU. y Reino Unido, debido a las mejores expectativas, aumentos de riqueza y mejor entorno laboral.

En contraste, la actividad en la Zona Euro no repunta, producto del mal desempeño de Francia e Italia, enfrentando riesgos de deflación y un escenario político complejo.

Asimismo, la actividad en Japón se recupera levemente en un ambiente de baja inflación.

Los países emergentes enfrentan un escenario de mayor volatilidad en los mercados financieros internacionales, con reversión de flujos de capitales, menores términos de intercambio y mayor dinamismo de EE.UU.

Los mercados financieros internacionales presentan ajustes en precios de activos y mayor volatilidad debido a la incertidumbre por las elecciones anticipadas en Grecia, la crisis en Rusia y la mayor desaceleración de China, causada por los ajustes realizados para reducir desequilibrios en diversos mercados.

La pronunciada caída del precio del petróleo tendrá un efecto neto positivo sobre la economía mundial en cuanto a ingreso disponible, costos de producción e inflación, con impactos diferenciados entre exportadores e importadores netos del crudo.

Para 2015 se proyecta un crecimiento mundial en torno a 3,5 por ciento, superior, en el margen, a lo estimado para 2014.

La economía chilena se desaceleró durante 2014, con un crecimiento muy por debajo de su potencial y una inflación superior a la meta del Banco Central (BC). La menor actividad obedece a menores términos de intercambio, fin de la reconstrucción, maduración del ciclo de inversión minera y la incertidumbre generada por las reformas impulsadas por el ejecutivo, las cuales han repercutido en las expectativas de los agentes respecto a decisiones de consumo e inversión.

Chile sigue mostrando una desaceleración en su demanda interna, producto de un menor consumo de bienes durables, a pesar de la reducción en la caída de la inversión.

Los sectores exportadores aceleran su crecimiento, mientras las expectativas de empresarios y consumidores se mantienen pesimistas.

El BC ha decidido mantener la TPM, con la inflación cediendo paulatinamente, expectativas de inflación ancladas en el mediano plazo, ampliación de las brechas de capacidad y reducción del precio del petróleo. Estos factores aumentan la probabilidad de bajas adicionales a la TPM durante el primer semestre.

Para 2015 se proyecta un crecimiento de Chile entre 2,5 y 3,5 por ciento y una inflación entre 2,2 y 2,7 por ciento.

66.343 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.639 SEGUIDORES SÍGUENOS
7,915 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.600 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
825 SEGUIDORES SÍGUENOS