Puntos de Referencia N° 498, diciembre 2018

Cargando con la mochila ajena. Resultados y desafíos del nuevo Sistema de Admisión Escolar

Sylvia Eyzaguirre T. | Andrés Hernando | Nicolás Blanco |

En este trabajo exploramos los resultados del proceso para el año académico 2018 con atención a la interacción entre oferta de vacantes y su demanda, así como también a los factores que inciden en los resultados del proceso de asignación.

En 2017 se implementó el nuevo Sistema de Admisión Escolar en cinco regiones del país. Este sistema se utilizó para la admisión de estudiantes al primer nivel de ingreso al establecimiento escolar (pre-kínder, kínder, 1° básico, 7° básico y 1° medio), con excepción de la Región de Magallanes, donde se aplicó por segundo año consecutivo y en todos los niveles.

El siguiente trabajo busca entregar un análisis descriptivo de la oferta y la demanda educacional, por una parte, y, por otra, de las postulaciones de las familias y los resultados del proceso de admisión en el mecanismo principal con el fin de retroalimentar la política pública. Para ello nos basamos en los datos del sistema de postulación y admisión 2017. A partir de estos datos analizaremos dos asuntos en particular: capacidad ociosa y los factores que inciden en la efectividad de la postulación.

A partir de los datos del Sistema de Admisión Escolar, observamos una considerable mayor demanda por colegios particulares subvencionados y con financiamiento compartido que por establecimientos municipales y gratuitos. Con todo, cuando analizamos las primeras preferencias de las familias, observamos que la brecha entre colegios particulares y municipales se reduce.

Si consideramos las vacantes disponibles en función del número de niños que postularon a través de este sistema, observamos una sobreoferta de vacantes de 40 por ciento. En pre-kínder esta sobreoferta es de 33 por ciento. Sólo para este nivel es posible obtener una estimación de la capacidad ociosa del sistema, pues es el único nivel en que todas las vacantes ofrecidas corresponden al total de vacantes del nivel. Si consideramos los niños inscritos en este nivel en 2016, obtenemos que la capacidad ociosa para prekínder es del 20 por ciento. Esta capacidad ociosa es significativamente mayor en la zona rural (37 por ciento) que en la zona urbana (16 por ciento) y en el sector municipal (33 por ciento) que en el particular subvencionado (7 por ciento).

Por otra parte, el alto grado de concentración observado en las postulaciones tiene el efecto de disminuir drásticamente la probabilidad de que cada estudiante quede en sus opciones más preferidas. Mientras la oferta deseable y de calidad esté concentrada en pocos establecimientos, un alto grado de concentración en las preferencias seguirá siendo esperable.

Finalmente, se sugieren algunas medidas que contribuyen a mejorar la eficiencia del sistema educativo y la eficacia del sistema de admisión. Con todo, los problemas que saca a luz este nuevo sistema no son consecuencia del mismo, más bien de la escasez de oferta de calidad.