Puntos de Referencia N° 516, agosto 2019

El momento económico internacional y nacional. Agosto 2019

Rodrigo Vergara M. |
Foto: William Rojas

Este artículo corresponde a un resumen de la presentación realizada por Rodrigo Vergara en el seminario privado "El momento económico" el 22 de agosto de 2019 en el CEP.

Nuevamente se reducen las proyecciones de crecimiento del mundo para 2019. Esto se explica en gran parte por el mal desempeño de economías emergentes. En el mundo desarrollado, y a pesar de las buenas cifras de crecimiento que mostraron Estados Unidos y Japón en el segundo trimestre, se mantiene un sentimiento pesimista para el resto del año. Ello, gatillado por la profundización de la guerra comercial y algunos indicadores en el margen que auguran cierta desaceleración en dichas economías.

Quizás lo más notable ha sido la fuerte caída en las tasas de interés que se ha observado en las principales economías del globo en el último tiempo. Ello refleja peores perspectivas del mercado sobre la economía a futuro. Hay una evidente contradicción entre los precios de mercado (tasas de interés) que apuntan a un deterioro del escenario global y las proyecciones de diversas instituciones que más bien apuntan a una recuperación de la economía mundial para fines de este año y 2020. Las autoridades monetarias y fiscales se preparan para nuevos planes de estímulos económicos, pero los espacios son hoy más limitados.

La nota positiva es que el mercado laboral del mundo desarrollado sigue mostrando robustez, con tasas de desempleo históricamente bajas.

China ha exhibido nuevos signos de desaceleración, reflejados, entre otros, en la desaceleración del crecimiento del segundo trimestre y en algunos indicadores menos auspiciosos en lo más reciente. Es evidente que la guerra comercial está teniendo un impacto en esta economía y que el gobierno y el banco central están tratando de compensarlo con mayores estímulos fiscales y monetarios.

En Chile, los resultados del segundo trimestre mostraron un leve repunte en relación al primero. Quizás lo más relevante fue la aceleración que exhibió la inversión. Por otra parte, el consumo sigue mostrando debilidad y tanto exportaciones como importaciones cayeron en doce meses. Se estima que la recuperación esperada para el segundo semestre será menor a la prevista por las autoridades (a pesar de esperarse una mejora relevante en el IMACEC de julio). Así, se mantiene la proyección de crecimiento para este año más cercana a 2,5% y para 2020 algo por sobre 3%, aunque con sesgo a la baja.

A su vez, persiste el pesimismo de los consumidores, a lo que se suma una confianza empresarial que está en el límite de lo optimista/pesimista. Estos resultados van en línea con, al igual que en el resto del mundo, las caídas importantes de las tasas de interés de largo plazo, las que actualmente se encuentran en valores históricamente bajos. Sorprende en Chile que, junto con esta caída en las tasas de interés de largo plazo, que es parte de un fenómeno global, se observe además una caída importante en el precio de las acciones. Es evidente que hay razones puntuales para ello, pero no por ello deja de ser una nota de alerta para la esperada recuperación del dinamismo económico.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

65.861 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.488 SEGUIDORES SÍGUENOS
7,485 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.090 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
792 SEGUIDORES SÍGUENOS