Puntos de Referencia N° 510, junio 2019

El momento económico internacional y nacional. Junio 2019

Rodrigo Vergara M. |
Foto: Josue Isai Ramos

Se espera que durante el segundo semestre la situación mejore, aunque la intensidad y velocidad de dicho repunte no está asegurada. Los datos apuntan a un crecimiento anual más cercano a un 2,5 por ciento que a un 3 por ciento para la economía chilena el 2019.

Los resultados que se han observado en lo más reciente reafirman una visión algo más negativa para la economía mundial en 2019. De manera general, se aprecia una caída en el crecimiento de las economías emergentes, y, en el margen, un menor dinamismo de las economías desarrolladas a pesar de las buenas cifras que exhibieron algunas de ellas en el primer trimestre. Esto en un contexto de caídas importantes en las tasas de interés, particularmente las de largo plazo, y en que los principales bancos centrales del mundo se preparan para nuevos estímulos monetarios. La visión es algo mejor para el próximo año, con un repunte esperado de la economía global. Un aspecto a tener en consideración al respecto es que dicha recuperación no está garantizada, debido, en gran parte, a riesgos que siguen latentes: Guerra Comercial e impactos eventualmente limitados de las políticas de estímulo que se están aplicando. El repunte, se espera, vendría de parte de los países emergentes.

El comercio internacional ya muestra los impactos de la Guerra Comercial, desacelerándose rápidamente y en lo más reciente retrocediendo. La situación para China, aunque positiva, también se ha deteriorado en el margen. En efecto, a pesar de un primer trimestre sobre las expectativas, las proyecciones para el futuro cercano apuntan a una desaceleración. La Guerra Comercial parece haber tenido mayores repercusiones para el gigante asiático que las reconocidas por sus autoridades, además diferentes indicadores se han deteriorado en el margen.

Los resultados más negativos por parte de los emergentes tienen a los países de América Latina como protagonistas. En las mayores economías de la región, Brasil, México y Argentina, se han seguido reduciendo las proyecciones de crecimiento de manera importante.

En Chile, la desaceleración se ha extendido. En el primer trimestre la economía nacional creció sólo 1,6 por ciento y en el segundo crecería algo más. Se espera que durante el segundo semestre la situación mejore, aunque la intensidad y velocidad de dicho repunte no está asegurada. Los datos apuntan a un crecimiento anual más cercano a un 2,5 por ciento que a un 3 por ciento para la economía chilena el 2019. La inversión, que tuvo un crecimiento de 4,7 por ciento en 2018, se ha desacelerado. El primer trimestre creció 2,9 por ciento y un componente muy relevante de esta, las importaciones de bienes de capital, presentan una leve caída en doce meses en lo que va del segundo cuarto del año. Ello indicaría una inversión que continúa débil en el segundo trimestre.

Hacia 2020 se estima un crecimiento de la economía chilena más cercano al tendencial, es decir, entre 3,0 y 3,5 por ciento. Para lograr esto es relevante que se genere el repunte de la economía internacional y que se despejen incertidumbres políticas internas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

63.649 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.169 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.002 SEGUIDORES SÍGUENOS
4.690 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
672 SEGUIDORES SÍGUENOS