Puntos de Referencia Puntos de Referencia N° 535, mayo 2020

La mejor futurología depende del futuro. Consideraciones sociológicas sobre la pandemia

Aldo Mascareño |

En el campo de las proyecciones de futuro hay que distinguir entre la investigación científica y aquellas elaboraciones que más bien constituyen manifestaciones de deseos, temores u obsesiones de quienes las formulan, una especie de futurología cercana al wishful thinking.

La crisis del SARS CoV-2 a nivel global ha motivado que, en los primeros meses de 2020, diversos intelectuales de las ciencias sociales y las humanidades hayan formulado distintos diagnósticos del presente y en algunos casos aventuradas proyecciones de futuro. Por medio de la recopilación y examen sociológico de algunas de estas publicaciones, este artículo argumenta que dichos diagnósticos y proyecciones pueden diferenciarse entre aquellos en los que hay un predominio de predicciones normativas y otros que arrancan de la plausibilidad sistémica o institucional para la concretización de cualquier futuro. El argumento sostiene que las interpretaciones del primer tipo construyen una idea apocalíptica de la crisis actual que polariza el futuro entre una opción deseable y otra indeseable, mientras que las del segundo grupo expresan una idea más bien médica o jurídico-política de la crisis, en la que hay que decidir recurrentemente y estar atento a la evolución de los acontecimientos. En otros términos, se trata de distinguir entre una futurología apresurada –común en tiempos de crisis– y el sustento sociológico de las proyecciones realizadas. El artículo concluye que para la toma de decisiones con efectos públicos es preciso descartar las formulaciones apocalípticas e inclinarse hacia análisis que monitoreen empírica y estructuralmente cualquier proyección normativa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

404 Not Found

404 Not Found


nginx
404 Not Found

404 Not Found


nginx
73.396 SEGUIDORES SÍGUENOS
23..822 SEGUIDORES SÍGUENOS
10.535 SEGUIDORES SÍGUENOS
8.430 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
1.483 SEGUIDORES SÍGUENOS