Puntos de Referencia Nº 43, marzo 1990.

Reformas tributarias: ¿El camino correcto?

Harald Beyer |
  • La reforma tributaria que promueve el gobierno se está postulando en un contexto de crecimiento estable y sostenido, con niveles de desempleo relativamente bajos e inflación controlada. Además la situación externa se avizora sin mayores obstáculos: la renegociación de deuda externa que está a la vista no debiera presentar mayores complicaciones, y los precios internacionales para Chile probablemente se mantendrán estables.
  • Durante los últimos cuatro años los ingresos fiscales no cobre han alcanzado la cifra más alta que registra nuestra historia: un 25,8% del PGB promedio anual. En la década de los sesenta esta cifra llegó a un 16,5%, mientras que en la de los setenta a un 20,1%.
  • El crecimiento económico del país permitirá para el año 1990 una mayor recaudación que, dependiendo de la tasa de crecimiento del producto, va entre 280 y 390 millones de dólares. El mayor precio del cobre, que en la Ley de Presupuesto fue estimado en 87 centavos de dólar la libra, permitirá ingresos adicionales al Fisco del orden de 377 millones de dólares. Si a esto se unen los ahorros que se podrían hacer por eliminación de "filtraciones" que existen en el gasto social, estamos ante una disponibilidad de alrededor de 1.000 millones de dólares anuales.
  • Frente a estos hechos ciertos se propone una reforma tributaria con una recaudación incierta, que puede afectar la inversión y, a través de ella, la tasa de crecimiento del producto, impidiendo aumentos en los salarios reales, y postergando incrementos en el consumo de las personas. La actitud recomendada es: cautela. El sistema tributario está operando bien, es un ejemplo en Latinoamérica. ¿Vale la pena correr el riesgo de que, al modificarlo, se retrase la inversión y, con ello, a la larga, la recaudación?
73.396 SEGUIDORES SÍGUENOS
23.822 SEGUIDORES SÍGUENOS
10.535 SEGUIDORES SÍGUENOS
8.430 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
1.483 SEGUIDORES SÍGUENOS