Puntos de Referencia Nº 214, julio 1999.

Regulación del mercado el control de empresas

Luis Hernán Paúl |
  • Vista la fuerte dinámica que se ha observado desde hace algún tiempo a la fecha en materia de cambios de propiedad en las empresas en Chile, resulta oportuno que el Poder Ejecutivo esté impulsando reformas legales para normar adecuadamente las ofertas públicas de adquisición de acciones (OPAs), los gobiernos corporativos, la tenencia de acciones de propia emisión y otros temas que son relevantes para el correcto funcionamiento del mercado del control de empresas.
  • Sin embargo, hay un problema serio de enfoque en el proyecto de reformas enviado por el Ejecutivo al Congreso, el cual no se ha resuelto debidamente con los cambios acordados introducidos en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados.
  • Las reformas a efectuar deberían orientarse a dar mayor transparencia al mercado y penalizar los comportamientos indebidos, y no tanto a prohibir ciertos tipos de iniciativas y establecer procedimientos obligatorios en las operaciones de cambio de control en las empresas. Por ejemplo, el hecho que las OPAs sean una buena forma para comprar paquetes de control en las compañías, no significa que es conveniente que éstas sean obligatorias cuando se realizan este tipo de operaciones.
  • Tampoco tiene sentido forzar la existencia de comités de auditoría, en la medida que ello puede generar divisiones innecesarias en los directorios. Lo lógico, como ocurre en otros países, sería que los directorios por mutuo propio los constituyan.
  • No hay que perder de vista, además, que el mercado también penaliza los comportamientos indebidos por parte de los controladores, castigando el valor bursátil de sus acciones y limitando su capacidad para levantar financiamiento accionario a futuro. Por ello, aquellos que expropian valor a los minoritarios se hacen a la larga harakiri.
  • El enfoque correcto en materia regulatoria no está en la rigidización, sino que en la flexibilización del funcionamiento del mercado del control de empresas. Se trata de facilitar el proceso que conduzca a que las empresas, en forma libre, queden en manos de los mejores dueños y sean administradas por los ejecutivos más capacitados para desarrollarlas y aumentarles su valorización. El seguir este camino es la mejor forma de velar por los intereses de los accionistas minoritarios y la experiencia del mercado norteamericano así lo demuestra
74.476 SEGUIDORES SÍGUENOS
23.937 SEGUIDORES SÍGUENOS
11.569 SEGUIDORES SÍGUENOS
9,476 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
2.424 SEGUIDORES SÍGUENOS