Puntos de Referencia N° 433, julio 2016

Medición de Valor Agregado de Profesores: Avances, desafíos y aplicaciones

Fernando Ochoa |

En las últimas décadas las mediciones de valor agregado han captado la atención de académicos y policy makers principalmente por su bajo costo relativo y potencial efectividad como instrumento para medir indirectamente la calidad de un profesor. Sin embargo, han estado sujetas a críticas por el supuesto sesgo presente en ellas y posibles efectos indeseados sobre el comportamiento de profesores u otros agentes relevantes al ser aplicadas como política pública.

El objetivo de este trabajo es realizar una revisión de literatura sobre mediciones de valor agregado a profesores. En particular, se abordan tres temas principales: (i) La precisión y sesgo de las mediciones, (ii) efectos de mediano y largo plazo en alumnos de profesores de acuerdo a su nivel de valor agregado y (iii) los efectos de la aplicación de mediciones de valor agregado en la estructura de selección, evaluación e incentivos a profesores. Finalmente, dado que la reciente aprobación del proyecto de ley que cambia la Carrera Docente conllevará cambios en Sistema de Evaluación Docente, también se revisan las principales falencias de este y algunos factores a tomar en cuenta si se optara por incluir mediciones de valor agregado en él.

Las discusión sobre mediciones de valor agregado aún no está zanjada. Sin embargo, estudios recientes muestran que los niveles de sesgo en las mediciones de valor agregado son despreciables y que ser alumno de profesores de alto valor agregado tiene impactos positivos en el desempeño académico futuro, probabilidades de continuar estudios, nivel de ingresos una vez en el mercado laboral, entre otros. En cuanto a la aplicación de mediciones de valor agregado en estructuras de selección, evaluación e incentivos la evidencia es mixta, aunque se presentan efectos sistemáticamente superiores en países en desarrollo.

Hay relativo consenso en que las mediciones de valor agregado son un instrumento que puede agregar información relevante para identificar a profesores de alto o bajo rendimiento a un bajo costo, pero su efectividad es altamente sensible a que sean combinadas con medidas de calidad más amplias y un cuidadoso diseño de política que se adecue a cada sistema.

El Sistema de Evaluación Docente nacional ha sido valorado internacionalmente por ser pionero en medir de manera amplia la calidad de los profesores mediante diversos instrumentos. Con todo, las evaluaciones realizadas a este sistema y la experiencia comparada muestran que hay espacio para su mejora, principalmente eliminando componentes poco informativos. Se concluye que la inclusión de mediciones de valor agregado en el Sistema de Evaluación Docente puede ser una buena alternativa para mejorarlo y se entregan recomendaciones generales para que su aplicación sea exitosa.