Estudios Públicos N° 157, 2020

Neopopulismo de la felicidad

Beatriz Sarlo |

“Sostenemos que estas verdades son autoevidentes, que todos los hombres son creados iguales, que están provistos por su Creador de ciertos derechos inalienables, que dentro de esos están la vida, la libertad y la búsqueda de felicidad.” Esta declaración, escrita por Jefferson, trece años antes que la de la Revolución Francesa sobre los derechos del hombre y del ciudadano, nos introduce, desde el mismo comienzo, en una de las discusiones fundamentales de la política moderna. Una y otra vez, a lo largo de 250 años, los intereses y las ideas chocaron a propósito de una cuestión que aún hoy sigue abierta: ¿cuáles son los deberes de la política en este campo donde solo la libertad y la seguridad son considerados equiparables a la prosecución de la felicidad? Al mencionarlos explícitamente, la Declaración de la Independencia establece su equivalencia como derechos fundamentales que sostienen la legitimidad moral y política. Dejo de lado la discusión sobre si estos derechos tienen, a su vez, un fundamento trascendente, porque ello no afecta su equivalencia.

73.215 SEGUIDORES SÍGUENOS
23.750 SEGUIDORES SÍGUENOS
10.173 SEGUIDORES SÍGUENOS
8.210 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
1.248 SEGUIDORES SÍGUENOS