Opinión | El Mercurio, 24 de mayo de 2016

Eduardo Lara y los adultos mayores

El pasado 21 de mayo, el señor Eduardo Lara, de 71 años, falleció producto del incendio provocado por manifestantes en un edificio de Valparaíso, lugar donde trabajaba. Este condenable suceso dio pie para múltiples comentarios negativos de políticos y ciudadanos en las redes sociales respecto del hecho de que un adulto mayor se encuentre trabajando, con justa razón.

Ante estos comentarios, me parece necesario revisar algunas cifras reportadas por la Encuesta de Calidad de Vida en la Vejez (2013). La principal razón que esgrimen los adultos mayores para encontrarse trabajando es la necesidad económica (64,5%). No obstante, al preguntarles si seguirían trabajando si no tuviesen aquella necesidad, el 66% responde que sí.

Entonces, cabe preguntarse: ¿Debemos, como sociedad, condenar el trabajo de nuestros mayores y confinarlos al supuesto "descanso" en el hogar?, o ¿debemos más bien ocuparnos de que las políticas públicas se orienten a mejorar su calidad de vida, incluyendo en estas el trabajo?

Josefa Henríquez

Josefa Henríquez

Áreas de Investigación: salud, envejecimiento y pensiones

Ver más del autor