Puntos de Referencia | N° 479, abril 2018

El momento económico internacional y nacional. Abril 2018

El mercado laboral también muestra cifras favorables, donde se observa un repunte del empleo asalariado, en desmedro del cuenta propia. Asimismo, los indicadores de confianza en la economía muestran una fuerte alza en el último tiempo.

La recuperación de la economía mundial sigue en curso. Las proyecciones de crecimiento para las principales economías del mundo han sido revisadas al alza. En Estados Unidos, la Zona Euro y Japón, se proyectan relativamente altas tasas de crecimiento, lo cual va acompañado de un bajo desempleo. Por su parte, se espera que China mantenga su elevado dinamismo y que América Latina tenga un repunte en su actividad, luego de varios años de pobre desempeño.

En este escenario, existen al menos dos tipos de riesgos que deben ser considerados: los financieros y los políticos. En lo financiero, sorpresas inflacionarias podrían llevar a aumentos inesperados de las tasas de interés, en un contexto de normalización monetaria. Al mismo tiempo, se observa un alza importante en el precio de una serie de activos, por lo que existe el riesgo de una fuerte corrección de estos precios ante noticias menos favorables. Finalmente, en el mundo emergente un riesgo latente es el aumento que ha habido en la deuda corporativa en moneda extranjera, muchas veces no cubierta por seguros de cambio.

En relación a los riesgos políticos, un nuevo orden mundial implica un mayor grado de fragilidad para el mundo emergente. A su vez, aún existe incertidumbre respecto al desenlace de las tensiones comerciales entre China y EE.UU.

La economía chilena, por su parte, viene mostrando un importante repunte en los últimos meses. Una parte relevante de dicha recuperación se explica por la baja base de comparación producto de la debilidad de la economía en el primer semestre de 2017, en lo que incidió, entre otros, la huelga de La Escondida.

El mercado laboral también muestra cifras favorables, donde se observa un repunte del empleo asalariado, en desmedro del cuenta propia. Asimismo, los indicadores de confianza en la economía muestran una fuerte alza en el último tiempo.

En este contexto, uno de los principales desafíos de la economía chilena es prolongar en el tiempo este repunte cíclico, y lograr un cambio de tendencia en el crecimiento de largo plazo. A su vez, dada la trayectoria del déficit fiscal y de la deuda pública en los últimos años, si, tal como lo ha dicho el gobierno, se pretende reducir el déficit estructural y estabilizar o reducir la deuda, será necesaria una política fiscal muy austera.

Rodrigo Vergara M.

Rodrigo Vergara M.

Ver más del autor