Puntos de Referencia | N° 505, abril 2019

El momento económico internacional y nacional. Abril 2019

Se espera que el crecimiento anual de Chile para este 2019 sea alrededor de 3%. Siguen persistiendo incertidumbres relevantes, en particular si efectivamente se dará el repunte en la economía mundial.

La proyección de crecimiento mundial para 2019 fue revisada nuevamente a la baja en el último reporte del FMI. Esta revisión se concentra mayormente en las economías desarrolladas, aunque también hay una leve disminución en los países emergentes. Interesantemente, la proyección de China sube. Al contrario, las proyecciones de crecimiento mundial para 2020 no fueron corregidas, principalmente debido a que se espera que la economía mundial se estabilice y luego se acelere en un contexto en que se asume que las tensiones comerciales cederán y se despejarán positivamente incertidumbres como el Brexit. Asimismo, porque se esperan resultados positivos de las acciones que los gobiernos y bancos centrales del mundo están tomando para enfrentar el escenario de desaceleración.

Las economías desarrolladas presentan caídas en indicadores económicos, como se observa en el PMI manufacturero y los indicadores de confianza empresarial. Asimismo, las tasas de interés de largo plazo de los bonos soberanos de Estados Unidos y Europa han caído de forma importante en los últimos meses. Notablemente, en este escenario de desaceleración, la tasa de desempleo en estas economías se mantiene muy baja.

De manera general, los bancos centrales han detenido y postergado los planes de normalización de la Política Monetaria. Ejemplo claro de ello son los casos de Estados Unidos y Europa. China, por su parte, está embarcada en un potente paquete de estímulos monetarios y fiscales, que pareciera está rindiendo frutos. En efecto, en China se observa cierta estabilización respecto de la desaceleración de finales de 2018 y comienzos de 2019.

La economía chilena se ha desacelerado los últimos meses, y se proyecta un primer trimestre bastante bajo, lo que se prolongaría, aunque con cierta mejora, en el segundo trimestre. De todas formas, se espera un repunte en la segunda parte del año, acompañado de mejores condiciones internacionales y un mejor precio del cobre. Las incertidumbres, no obstante, se mantienen, en particular las referidas al escenario externo y a datos algo menos favorables de la inversión en el margen.

Rodrigo Vergara M.

Rodrigo Vergara M.

Ver más del autor