Puntos de Referencia | Nº 420, Noviembre 2015

El momento económico internacional y nacional. Noviembre 2015

En los últimos meses el crecimiento mundial se ha desacelerado, principalmente por la desaceleración de los países emergentes. En los países avanzados, Estados Unidos crece cerca de su crecimiento potencial, la Zona Euro repunta y Japón regresa a la recesión.

Al mismo tiempo China exhibe un menor dinamismo, el cual se debe a factores cíclicos producto de ajustes en diversos mercados, a factores estructurales asociados a la reorientación de su crecimiento desde la inversión y las exportaciones hacia el consumo interno, y a la baja en su crecimiento potencial. En este contexto, las autoridades han tomado medidas de política para evitar una mayor desaceleración y así estimular la economía. Por su parte, Rusia y Brasil se encuentran en recesión, mientras América Latina junto al resto de los países emergentes enfrentan condiciones financieras menos auspiciosas, depreciación de sus monedas, caída de los precios de commodities, en medio de una reversión de flujos de capitales y un menor comercio con China.

En cuanto a las proyecciones para este año, se espera un crecimiento mundial en torno a 3,2 por ciento, cifra inferior al crecimiento del 2014, y para el 2016 se proyecta un crecimiento levemente por encima al de este año, pero los riesgos de esta proyección se mantienen sesgados a la baja.

En cuanto a la economía chilena, luego de una pérdida de dinamismo durante el segundo trimestre, se observa una leve recuperación por el mayor crecimiento de la demanda interna producto de la expansión de la inversión y del crecimiento del consumo público. No obstante, el consumo privado no repunta y las exportaciones continúan contrayéndose.

Las expectativas de los agentes económicos mejoran en el margen, no obstante se mantienen en terreno negativo, en medio de un deterioro de las perspectivas de negocios.

En el mercado laboral se mantiene el bajo desempleo, con un mayor dinamismo del empleo asalariado y por cuenta propia. En cuanto a la inflación anual, ésta se encuentra sobre el rango de meta del Banco Central, sujeta a presiones producto de la depreciación de la moneda.

En relación a la política monetaria, la tasa rectora recientemente se ajustó al alza con el fin de contener las expectativas de inflación, mientras la posición fiscal de Chile es menos robusta respecto de años anteriores.

En cuanto a las proyecciones, se estima un crecimiento en torno a 2 por ciento y una inflación en torno a 4,5 por ciento para este año. Y para el 2016 un crecimiento en la parte baja del rango del 2 al 2,5 por ciento y una inflación en torno al 3,5 por ciento.

Vittorio Corbo

Vittorio Corbo

Ver más del autor