Puntos de Referencia | N° 494, noviembre 2018

El momento económico internacional y nacional. Noviembre 2018

A pesar de las buenas cifras de actividad de nuestro país, este repunte de la economía está dado por factores cíclicos relacionados con la economía internacional y no por cambios estructurales.

El escenario externo se ha debilitado en el margen, aunque sigue siendo relativamente positivo. Estados Unidos mantiene su fortaleza económica, lo que se evidencia en el crecimiento del PIB del tercer trimestre por sobre lo esperado por el mercado. Europa y Japón muestran un panorama algo más débil, con reducción en sus proyecciones de crecimiento. Las principales incertidumbres en Europa giran en torno al proyecto de presupuesto de Italia, que infringe las normas europeas, y a la creciente tensión del Brexit. Las economías emergentes se enfrentan a una situación más frágil de lo que se estimaba hace un tiempo atrás, aunque por el lado positivo, hay menos volatilidad financiera.

En cuanto a la guerra comercial, Estados Unidos se muestra más abierto a negociar con China, abriendo espacio para llegar a acuerdos. No obstante, sigue siendo un tema de gran preocupación y un riesgo para la economía mundial.

En Chile, estamos volviendo hacia una situación de mayor normalidad. Aunque seguiremos viendo volatilidades en las cifras mensuales de crecimiento, en el mediano plazo es de esperar un desempeño del PIB alineado con niveles más coherentes con la capacidad de crecimiento de la economía chilena. En efecto, luego de un primer semestre donde de alguna forma predominó una visión quizás excesivamente optimista del crecimiento económico y las expectativas subieron más allá de lo razonable, hoy vemos un retorno de las expectativas de crecimiento hacia niveles superiores a los de los últimos cuatro años, pero inferiores a los de la primera mitad de este año.
En la misma línea, en el último Informe de Percepciones de Negocios del Banco Central de Chile, se reconoce que las cosas han estado mejor pero no tan bien como se esperaba, señalando que "las expectativas de recuperación estaban sobredimensionadas". Esto se corrobora con la revisión a la baja tanto en la confianza empresarial como del consumidor.
La inflación sigue controlada, al igual que los salarios. Con respecto al mercado laboral, se observa una desaceleración fuerte en la creación de empleos.
Se produjo un significativo ajuste en el gasto fiscal en el tercer trimestre, con lo que se va en la senda de cumplir con lo proyectado en materia de gasto público para este año. Por otra parte, la recaudación fiscal será inferior a la proyectada ya que en las proyecciones del Presupuesto para este año se fue excesivamente optimista en cuanto a la recuperación de los ingresos tributarios.

Rodrigo Vergara M.

Rodrigo Vergara M.

Ver más del autor