Puntos de Referencia | N° 438, septiembre 2016

El momento económico internacional y nacional. Septiembre 2016

Lea, además, la presentación realizada en la reunión privada "El Momento Económico Septiembre 2016" el 27 de septiembre de 2016.

 

Mi escenario central para la economía chilena en 2016 es un crecimiento en la parte baja del rango de 1,5 al 2,0 por ciento proyectado por el Banco Central, y una inflación anual entre 3,2 y 3,6 por ciento.

La economía mundial sigue perdiendo fuerza debido a un menor dinamismo de las economías avanzadas. Si tomamos una perspectiva temporal algo más larga, la actividad y el comercio mundial han perdido dinamismo desde comienzos de esta década, afectadas por el legado de la gran crisis financiera, la desaceleración y los cambios estructurales de China, y la caída de la tasa de crecimiento de la productividad en los países avanzados. Estos factores, sumados al resurgimiento de medidas proteccionistas, han impactado el crecimiento de los años recientes, así como las expectativas futuras. 

En los países avanzados, además de perspectivas de crecimiento poco auspiciosas, la inflación se mantiene muy por debajo de las metas de los bancos centrales, con impactos relevantes en el diseño de la política monetaria. En la Zona Euro y Japón, sus bancos centrales introducen nuevas medidas monetarias y financieras no convencionales, en tanto que en Estados Unidos aumenta la posibilidad de un incremento de la tasa de política hacia fines de año.

En China, la actividad se mantiene creciendo sobre el 6 por ciento anual, mientras la producción industrial y las ventas mantienen el dinamismo en medio del alza de la deuda corporativa y mejoras en los márgenes de las empresas, pero el fuerte crecimiento de la razón deuda a producto es una preocupación creciente.
Brasil, por su parte, hace frente a los desequilibrios macroeconómicos tomando medidas de política para contener el déficit fiscal y la inflación, lo cual ha acotado la caída del producto y mejorado las expectativas. En Rusia, la contracción toca fondo, mientras la economía de la India mantiene su alto dinamismo. Por otra parte, el resto de países emergentes se beneficia del retorno de los flujos de capital y de la estabilidad de los precios de los productos primarios.

La economía chilena, por su parte, no repunta: la actividad se contrajo en el segundo trimestre, el consumo perdió impulso, el mercado laboral sigue deteriorándose y las expectativas de consumidores y empresarios se mantienen deprimidas. Además, el Banco Central vuelve a recortar la estimación del crecimiento del producto potencial y tendencial. Entre los aspectos positivos, se destaca la reducción de la inflación, la que llega al menor nivel en 29 meses, apoyada en la caída de la inflación de bienes.

Mi escenario central para la economía chilena en 2016 es un crecimiento en la parte baja del rango de 1,5 al 2,0 por ciento proyectado por el Banco Central, y una inflación anual entre 3,2 y 3,6 por ciento. Para 2017 mis proyecciones son de un crecimiento en el rango también en la parte baja del rango de 1,75 a 2,75 por ciento proyectado por el Banco Central y de una inflación anual bajo el 3 por ciento.

Vittorio Corbo

Vittorio Corbo

Ver más del autor