Puntos de Referencia | N° 485, julio 2018

El rol de la filosofía en el desarrollo del pensamiento crítico

Es un desafío para nuestro país avanzar en el desarrollo de habilidades cognitivas más complejas y la filosofía puede jugar un rol esencial en ello. Sería recomendable avanzar en esta dirección introduciendo la asignatura de filosofía tempranamente en el currículo escolar nacional.

Una de las habilidades fundamentales para el siglo XXI es el razonamiento crítico.

Actualmente contamos con suficiente evidencia sobre los beneficios cognitivos que conlleva enseñar argumentación. Algunos estudios han encontrado que la argumentación colaborativa tiene efectos significativos en lingüística y razonamiento, mientras que otros encuentran impacto en el aprendizaje de los contenidos disciplinares.

La evidencia hasta ahora disponible ha llevado recientemente a países como Finlandia a construir su currículo centrado en la argumentación. La filosofía tiene ventajas comparativas respecto de otras disciplinas en el desarrollo de habilidades de argumentación y pensamiento crítico.

Existe incipiente evidencia empírica respecto de los efectos positivos de la enseñanza de la filosofía a temprana edad en el desarrollo cognitivo de los estudiantes. En un experimento realizado en 2015, la Universidad de Durham encontró que los niños que tuvieron filosofía a temprana edad obtuvieron mejores resultados en las pruebas censales de conocimiento disciplinar. En general, los estudiantes que tuvieron filosofía progresaron aproximadamente dos meses más que el resto de los estudiantes en lectura y matemáticas. Estos impactos fueron mayores en alumnos prioritarios que en alumnos de niveles socioeconómicos más altos. Además, profesores y alumnos reportaron que la asignatura de filosofía tuvo una influencia positiva en otros aspectos que son parte integral del desarrollo del alumno, como la confianza de los estudiantes para hablar en público, habilidades para escuchar y autoestima.

El estudio de Trickey y Topping también encuentra impacto en el desarrollo de habilidades cognitivas a partir de la enseñanza de la filosofía. El estudio longitudinal de Colom et al. (2014) analiza los efectos de una hora de filosofía a la semana desde los seis hasta los 18 años. La evidencia acumulada para los últimos 10 años revela que la filosofía para niños promueve una ventaja promedio de media desviación estándar en habilidades cognitivas generales, esta ventaja se destaca especialmente en la cola más baja de la distribución cognitiva.

Los beneficios de la filosofía no se limitan a su impacto en el desarrollo de habilidades cognitivas y no cognitivas, sino que también permite abordar cuestiones que son fundamentales para el desarrollo humano y la formación ciudadana, a saber, la pregunta por la realidad, la verdad y el conocimiento (epistemología), por el bien y la justicia (ética) y por nuestra propia existencia (antropología filosófica y ontología).

Es un desafío para nuestro país avanzar en el desarrollo de habilidades cognitivas más complejas y la filosofía puede jugar un rol esencial en ello. Sería recomendable avanzar en esta dirección introduciendo la asignatura de filosofía tempranamente en el currículo escolar nacional.

Sylvia Eyzaguirre T.

Sylvia Eyzaguirre T.

Área de investigación: Educación, con énfasis en institucionalidad y formación docente; fenomenología y hermenéutica.

Ver más del autor