Opinión | La Tercera, 4 de agosto de 2018

Filosofía para niños

Chile tiene el desafío de formar a las futuras generaciones con las herramientas para ser ciudadanos plenos en el siglo XXI. La formación filosófica a temprana edad puede ser de gran beneficio para nuestros estudiantes.

Los avances tecnológicos en robótica, computación e inteligencia artificial son la cuarta revolución en marcha y están transformando de forma radical nuestra vida cotidiana. ¿Cómo educar a las nuevas generaciones para que puedan enfrentar un mundo desconocido?

El pensamiento crítico es considerado entre los expertos como una de las habilidades fundamentales del siglo XXI. El desarrollo del pensamiento crítico implica el desarrollo de habilidades como la comprensión lectora, que a su vez supone habilidades analíticas y hermenéuticas, razonamiento lógico y habilidades argumentativas, entre otras. El pensamiento crítico no solo comprende el contenido, sino que también mira la arquitectura de dicho contenido. Esto implica, por ejemplo, distinguir la hipótesis de los argumentos y estos de la conclusión; distinguir los distintos argumentos y sus matices, develar los supuestos que subyacen tanto a la hipótesis como a cada uno de los argumentos, evaluar la robustez de la evidencia y la solidez de los argumentos, reconocer los límites de la evidencia y el grado de certeza de las conclusiones, advertir las falencias y el alcance de la capacidad prescriptiva. ¿Existe una mejor disciplina para desarrollar estas habilidades que la filosofía?

El origen del pensar es el asombro, según Aristóteles, que nos invita a preguntarnos por la esencia, las causas y principios. La filosofía es la forma más radical de pensamiento, pues parte de su tarea es someter todo pensamiento a examen, incluso ella misma. Existe incipiente evidencia empírica respecto de los efectos positivos de la enseñanza de la filosofía a temprana edad en el desarrollo cognitivo de los niños. Un estudio experimental realizado por la Universidad de Durham en 2015 encontró que una hora de filosofía a la semana a estudiantes de 4° y 5° básico tuvo efectos positivos en el desempeño académico de matemática, lectura y escritura. Estos impactos fueron mayores en alumnos prioritarios. Además, profesores y alumnos reportaron que la asignatura de filosofía tuvo una influencia positiva en otros aspectos que son parte integral del desarrollo del alumno, como la confianza de los estudiantes para hablar en público, habilidades para escuchar y autoestima. Los resultados de otros estudios, como el de Trickey y Topping (2007) y Colom et al. (2014), son consistentes con estos hallazgos.

Pero los beneficios de la filosofía no se limitan a su impacto en el desarrollo de habilidades cognitivas y no cognitivas. Ella también permite abordar cuestiones que son fundamentales para el hombre, a saber, la pregunta por la realidad, la vedad, el conocimiento, el bien, la justicia y por nuestra propia existencia.

La epistemología se pregunta por la realidad y la posibilidad de comprender el mundo. También se pregunta por la verdad y el conocimiento. Ella nos pone en una relación crítica con el conocimiento y las ciencias, promoviendo una actitud más inquisitiva, menos dogmática y más tolerante. La ética nos lleva a reflexionar sobre el bien, el mal, las acciones humanas, la virtud y la felicidad, entre otras cosas. El solo hecho de formular estas preguntas y explorar respuestas promueve una actitud más reflexiva sobre asuntos que son trascendentales para nuestras vidas. Sobre la ética se construye la filosofía política, que nos invita a pensar en la organización social y sobre la justicia, temas fundamentales a la hora de formar ciudadanos. Por último, la antropología filosófica nos pone en relación con nosotros mismos, con nuestra propia vida, con nuestra condición humana.

Chile tiene el desafío de formar a las futuras generaciones con las herramientas para ser ciudadanos plenos en el siglo XXI. La formación filosófica a temprana edad puede ser de gran beneficio para nuestros estudiantes. Sería recomendable que el gobierno avanzara en esta dirección, introduciendo la filosofía tempranamente en el currículo escolar nacional.

Sylvia Eyzaguirre T.

Sylvia Eyzaguirre T.

Área de investigación: Educación, con énfasis en institucionalidad y formación docente; fenomenología y hermenéutica.

Ver más del autor