Debates de Política Pública | N° 31, noviembre 2018

Financiamiento de la educación superior, gratuidad y proyecto de nuevo crédito estudiantil

El proyecto que crea un sistema de financiamiento solidario (Sifs) para estudiantes de la educación superior es una pieza importante sin duda, pero sólo un elemento dentro del esquema general de financiamiento de la educación superior (ES) chilena.

El proyecto que crea un sistema de financiamiento solidario (Sifs) para estudiantes de la educación superior (Boletín n° 11.822-04) es una pieza importante sin duda, pero sólo un elemento dentro del esquema general de financiamiento de la educación superior (ES) chilena. Partiremos pues por esta última perspectiva, que considera el financiamiento de la educación terciaria (ET) chilena en su conjunto.

De acuerdo con cifras dadas a conocer por la OCDE en un reciente informe,2 Chile realiza un importante esfuerzo anual de inversión en educación (todos los niveles, pública y privada), equivalente al 6,1% del PIB, en comparación con el 5% para el promedio de los países de la OCDE. Aparece como uno de los cinco países de la OCDE con más alto gasto en este indicador. Este esfuerzo se traduce en un gasto acumulativo desde la educación primaria hasta la terciaria de alrededor de USD 6 mil anuales por estudiante (PPA), cifra que para el promedio de los países de la OCDE es de 11,2 mil dólares (PPA). En breve, nuestro país realiza un considerable esfuerzo de gasto en educación en relación con su nivel de desarrollo, el cual sin embargo resulta en un egreso unitario (o por alumno) apenas equivalente al 54% del gasto promedio de la OCDE.

José Joaquín Brunner

José Joaquín Brunner

Ver más del autor
Julio Labraña

Julio Labraña

Ver más del autor