Puntos de Referencia | Nº 417, Octubre de 2015

Mejorando la salud hospitalaria: Alternativas para el financiamiento y la gestión (II)

Los Grupos Relacionados de Diagnóstico (GRD) son un sistema de clasificación de egresos hospitalarios que los estandariza en base a la categorización de actividad hospitalaria de acuerdo a su complejidad e intensidad de uso de los recursos.

La Clínica Dávila tiene una extensa casuística y vasta experiencia en el uso de los GRD, principalmente como instrumento de gestión, lo cual permite mejorar la eficiencia y la gestión clínica, así como también en el uso de los GRD como mecanismo de pago. En este documento se presenta una selección de lo más relevante de dicha experiencia, desde el punto de vista de un prestador.

En cuanto al uso de los GRD como mecanismo de pago, La Clínica Dávila ha participado tanto en un piloto con una aseguradora privada, iniciativa que partió desde la clínica, como en la licitación de camas críticas del Fondo Nacional de Salud (Fonasa). De esta experiencia se concluye que el uso de los GRD permite distribuir de mejor manera el riesgo entre asegurador y proveedor, mejorando la confianza entre ellos, lo que a su vez reduce los costos y mejora la atención de los usuarios. Sin embargo, para su implementación exitosa es fundamental adaptar los procedimientos administrativos y particularmente disponer de un sistema informático adecuado, a lo que se suma el compromiso médico. En cuanto a la licitación del Fonasa se realizan sugerencias relativas a avanzar en una mayor desagregación de los pagos en base al tipo de camas y a considerar la casuística y oferta de cada establecimiento a la hora de derivar a los pacientes.

En relación con el uso de los GRD como Benchmarking y eficiencia, Clínica Dávila utiliza indicadores de gestión que facultan para compararse con otras entidades y con el promedio del país, así como también entre servicios específicos dentro de la clínica, lo que permite hacer intervenciones mucho más específicas, llegando a desagregar por GRD y así entender cuál es el que está afectando el resultado respecto del estándar.

Finalmente, en lo relativo a la gestión clínica propiamente tal, los GRD se han usado para desagregar la información a nivel de cada facultativo y, en conjunto con ellos, estudiar los hallazgos. Esto ha permitido entender por qué algunos son más o menos eficientes, información que es utilizada para ir afinando protocolos y prácticas en las reuniones clínicas y otras instancias.

Los GRD abren una alternativa a un modo de relación distinto entre la institución de salud y el médico. Hasta ahora se han utilizado en mayor medida como mecanismo de pago macro a hospitales, pero está pendiente el desafío de abordar el mecanismo de pago a los doctores, donde el uso de los GRD puede ayudar a alinear los objetivos del establecimiento con los de los trabajadores de la salud.

Riesco Ximena

Riesco Ximena

Ver más del autor