Puntos de Referencia | Nº 416, Octubre de 2015

Mejorando la salud hospitalaria: Alternativas para el financiamiento y la gestión (I)

El sistema de salud chileno ha recorrido un camino para incorporar nuevos mecanismos de pago para la compra de prestaciones. Se espera seguir avanzando en adecuar los incentivos económicos para que, efectivamente, haya mayor acceso a atención de salud con calidad.

Diferentes experiencias internacionales muestran que el ajuste de riesgo (uso de Grupos Relacionados de Diagnóstico o GRD) no sólo incentiva la eficiencia financiera, sino que también estimula la calidad de la atención. En este contexto, los GRD presentan cierto equilibrio entre los riesgos que enfrentan tanto el seguro público de salud como el prestador de servicios médicos.

Los GRD son una metodología de categorización de pacientes (egresos hospitalarios) en cuanto a sus diagnósticos y consumo de recursos.

El objetivo primario que subyace en la construcción de los GRD es establecer una definición de casos tipos que un hospital puede generar como servicio final agrupando pacientes con comportamiento clínico y consumo de recursos similares.

En suma, los GRD son una metodología —muy usada a nivel mundial— que calcula los egresos hospitalarios con un valor promedio: es un sistema de evaluación y seguimiento de la gestión clínica que mejora la eficiencia financiera.

En Chile, los GRD se han usado desde hace tiempo como mecanismo de gestión, no así como mecanismo de pago. Esto se presenta como un cambio trascendental.

Esta es una de las razones que motivaron la implementación de este método de pago a prestadores en el seguro público de salud (Fonasa o Fondo Nacional de Salud) a partir del año 2015 en 14 hospitales y 25 clínicas privadas. Se espera que el año 2018 se incorporen todos los hospitales de mayor complejidad del país y un grupo importante de prestadores privados.

 

Vega Jeanette

Vega Jeanette

Ver más del autor