Puntos de Referencia | N° 496, noviembre 2018

Ni la tele, ni la radio, ni mañana en los diarios: Consumo de información política en Chile

El objetivo de este texto es caracterizar el consumo de información política en la vida cotidiana de los chilenos, utilizando los datos de la encuesta CEP de septiembre y octubre de 2017 y el módulo de Ciudadanía de 2014 de la encuesta del ISSP.

En un texto anterior (Puntos de Referencia, 495) mostramos que los chilenos somos los que menos hablamos de política en comparación con personas de una amplia muestra de países. Apenas un tercio de la población adulta en Chile discute de política con al menos una persona. Más aún, los miembros de estas redes tienden a ser personas con la misma posición ideológica, preferencia por candidato presidencial y opinión sobre el matrimonio igualitario; es decir, hay una tendencia hacia la homofilia política. Ello está asociado a que la mayoría de las redes surgen entre familiares y amigos, con los que usualmente existe poca discrepancia política, mientras que con los vínculos más débiles (compañeros y conocidos) generalmente existen mayores discrepancias.

Ello podría ser preocupante bajo la perspectiva de varios filósofos políticos que ven beneficios en el contraste de ideas, particularmente asociados al cambio de opinión cuando la opinión propia es errada y a la reflexión acerca de la visión propia que surge cuando se enfrenta a una idea opuesta. Sin embargo, en la vida moderna, los medios de comunicación también pueden contribuir a entregar ideas diferentes, porque a menudo tienden a presentar visiones opuestas acerca de un tema para generar controversia, lo que es valioso noticiosamente.

Nuestro objetivo es caracterizar el consumo de información política en cuatro medios de comunicación en Chile (TV, diarios, sitios web de noticias y radio), utilizando los datos de la encuesta CEP de septiembre y octubre de 2017 y el módulo de Ciudadanía de 2014 de la encuesta del ISSP.

Encontramos que la mayoría de los chilenos no usa medios de comunicación para informarse de política. Los pocos que lo hacen tienden a usar la televisión para ese fin. Quienes menos se informan tienen una edad avanzada, en contraste con quienes alcanzaron la educación terciaria y se identifican ideológicamente, que tienden a consumir más información de este tipo.

Por último, encontramos que los chilenos con posición ideológica perciben que los cuatro medios analizados les presentan posiciones diferentes a las propias. Como hay una tendencia a la homofilia política en la vida cotidiana, es probable que no reciban opiniones diferentes de la propia en las conversaciones habituales, pero sí a través de los medios que consumen a diario. Sin embargo, la mayoría de la población adulta en Chile no habla ni se informa de política, lo que tiende a limitar el contraste de ideas y a debilitar el potencial de deliberación democrática.

Ricardo González T.

Ricardo González T.

Áreas de investigación: opinión pública, análisis comparado, bienestar subjetivo, información política, movilidad subjetiva, participación electoral.

Ver más del autor
Esteban Muñoz S.

Esteban Muñoz S.

Áreas de investigación: Opinión pública, análisis comparado, participación electoral, métodos cuantitativos.

Ver más del autor