Opinión | Diario Financiero, 20 de noviembre de 2017

¿Qué le pasó a la encuesta CEP?

Esta encuesta sobrestimó la votación de Sebastián Piñera y subestimó la de Beatriz Sánchez. A pesar de que las estimaciones de los otros candidatos estuvieron dentro de los márgenes razonables de un instrumento como este, las discrepancias antes mencionadas, por su magnitud, ameritan una explicación.

Una pregunta difícil de responder, sobre todo cuando los recuentos de votos no han concluido. La encuesta CEP, cuyo trabajo en terreno se realizó entre el 22 de septiembre y el 16 de octubre, estimó que la participación electoral, bajo la metodología de votante probable, estaría entre 5,9 y 6,7 millones, cifra que se aproximó razonablemente a los 6,5 millones de votantes contabilizados a la hora de redacción de esta columna.

Sin embargo, esta encuesta sobrestimó la votación de Sebastián Piñera y subestimó la de Beatriz Sánchez. A pesar de que las estimaciones de los otros candidatos estuvieron dentro de los márgenes razonables de un instrumento como este, las discrepancias antes mencionadas, por su magnitud, ameritan una explicación. Aunque todavía es temprano para ofrecer conclusiones definitivas al respecto, puedo ofrecer algunas luces.

Primero, la encuesta no cubrió los últimos treinta días de campaña, periodo en que aparece la propaganda electoral y la franja en televisión, medio predilecto por el cual la gente se informa de política. Evidentemente, cuando las campañas son efectivas, pueden promover la  participación y persuadir a los ciudadanos por opciones electorales diferentes de las declaradas previamente.

Segundo, si bien es cierto el modelo de votante probable estimó razonablemente la participación electoral, puede ser que haya fallado en estimar la composición de los electores que acudieron a las urnas ayer. Recordemos que este modelo se obtuvo a partir de relaciones observadas en elecciones pasadas, lo que no garantiza que sea válido en el  futuro.

Para saber si ésta fue la razón, necesitamos información adicional de los votantes de ayer, que obtendremos más adelante. 

Tercero, ¿podría la misma publicación de las encuestas cambiar las preferencias de los eventuales electorales? Por ejemplo, haciendo que los votantes del candidato que lidera las encuestas se queden en casa ante una eventual victoria, o haciendo que los electores de candidatos rezagados se motiven a participar. Es una posibilidad. Sin embargo, la evidencia internacional muestra que las encuestas tienen escasa influencia sobre preferencias y cuando hay, es poca y favorece a los candidatos que lideran las elecciones. A menudo, la importancia de las encuestas para el ciudadano promedio es exagerada por la prensa y los políticos.

Cuarto, a pesar de las diferencias metodológicas entre encuestas, la mayoría de ellas indicaba cifras similares, lo que descarta mala fe de parte de las organizaciones encuestadoras. Como todas ellas utilizan los mismos marcos muestrales (mapas del pre-censo 2016 y proyecciones de población del INE), es posible que existan problemas en esta área. Mientras no se publiquen los datos del último censo, no podemos verificar esa conjetura.

En fin, esta es una lista breve de razones que podrían explicar los problemas de estimación descritos, que no intenta ser exhaustiva, sino ilustrativa del arduo trabajo que  tenemos los encuestadores hacia adelante.

Ricardo González T.

Ricardo González T.

Áreas de investigación: opinión pública, análisis comparado, bienestar subjetivo, información política, participación electoral, metodología de encuestas.

Ver más del autor