Opinión | El Mercurio, 20 de marzo de 2017

Respuesta a Engel y Repetto

Agradezco la opinión de los profesores Engel y Repetto sobre cómo debo expresar mis planteamientos.

Agradezco la opinión de los profesores Engel y Repetto(*) sobre cómo debo expresar mis planteamientos. Asumo que detrás de sus palabras hay un verdadero interés público y no consideraciones políticas coyunturales.

Creo que hubiera correspondido, en todo caso, que se hubieran informado bien sobre el contexto de mis palabras. Partí expresando mi preocupación por el bajo crecimiento del país, ya por cuarto año consecutivo. Atribuí a este bajo desempeño tanto factores externos como internos. También manifesté que la prolongación, e incluso agudización, de este fenómeno en lo más reciente, a pesar de una clara recuperación de la economía mundial y del precio del cobre, sugería que los factores internos iban ganando preponderancia. Luego me referí a la nueva tesis que han esgrimido nuestras autoridades de que hay causas estructurales internas en nuestro bajo crecimiento que trascenderían a varios gobiernos, que tendrían que ver con una falta de capacidad innovadora del sector privado, que se reflejarían en el menor dinamismo de las exportaciones y que no tendrían relación con las reformas de esta administración.

Estimo que intentar diluir que entre los factores internos hay errores importantes de política pública es, como lo dije textualmente, "poco afortunado". Definitivamente, no contribuye a darle prioridad a enmendar lo que se ha hecho mal para así retomar el dinamismo económico que ha caracterizado a nuestro país durante gran parte de las últimas tres décadas. Tal como lo dije en varias ocasiones en los últimos años, los ciclos de las materias primas y los vaivenes internacionales van y vienen. En el largo plazo, los países son dueños de su destino, y detrás de aquellos que se desarrollaron y le dieron un mejor nivel de vida a su población están las buenas políticas públicas que hicieron.

 

(+) Carta publicada en el diario El Mercurio el 19 de marzo de 2017.

Rodrigo Vergara M.

Rodrigo Vergara M.

Ver más del autor