Estudios Públicos Nº 44, 1991.

Una dignidad vulnerable: La dignidad humana según la Biblia

Beltrán Villegas (ss.cc.) |

El rasgo más original de la visión bíblica de la dignidad del hombre -sostiene el autor- es que ella es vulnerable. Por eso debe ser afirmada, aun en medio del dolor y la injusticia.
En el Antiguo Testamento el hombre ha sido creado "semejante" a Dios, pero esta condición no lo libera de su propia miseria, ni de los atropellos de los injustos, ni de los designios inescrutables de Dios. Somos así, "un puro soplo", "humillados y ofendidos" y la vida misma es "pura vanidad, porque una misma suerte toca a todos". Esto despierta una profunda "indignación". En el libro de Job la conciencia de esta dignidad atropellada linda con el enfrentamiento y la blasfemia. Sólo la experiencia de la revelación de un Dios que está más allá de toda conceptualización hace al hombre comprender y "dejar que Dios sea Dios".
En el Nuevo Testamento el horizonte de esta dignidad se ensancha. Todo hombre es ahora prójimo: el enemigo, el pecador, el pobre. Este no tiene nada, no posee nada fuera de su dignidad de hombre. Cristo se identifica con la porción doliente de la humanidad: gracias al perdón y a la "ternura" de Dios, todo hombre tiene la capacidad de darle a su vida un curso diferente. En esta capacidad de libertad estriba su dignidad. La defensa de esta dignidad es la de aquellos que la tienen vulnerada.

65.861 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.488 SEGUIDORES SÍGUENOS
7,485 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.090 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
792 SEGUIDORES SÍGUENOS